Información corporativa

Información corporativa León

Oficinas de Aguas de León

logo de Aguas de León

La Sociedad Mixta Aguas de León, es la Empresa que gestiona los Servicios Municipales de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad de León.

Velamos por el correcto proceso del agua las 24 horas del día, 365 días al año, para asegurar el suministro a los cerca de 130 mil habitantes del municipio, con las máximas garantías de salubridad y calidad y cuidando el medio ambiente, invirtiendo en tecnología innovadora y respetuosa con el entorno.

La Sociedad Mixta Aguas de León está participada por el Ayuntamiento de León y por Aquona, líder en la gestión de servicios básicos dirigidos a los ciudadanos con cerca de 50 años de experiencia en Castilla y León, perteneciente al Grupo Suez Water Spain. Aguas de León es, por tanto, una empresa de capital mixto donde el 51% de las acciones pertenecen al Excmo. Ayuntamiento de León y el 49% de acciones restantes pertenecen a Aquona, Gestión de Aguas de Castilla, S.A..

La sociedad se constituyó en 2010, comenzando su andadura el 1 de febrero, con el objeto social de la gestión del servicio de abastecimiento de agua y la gestión del servicio de alcantarillado del Ayuntamiento de León. Realizamos la captación, el transporte, la potabilización, la distribución de agua potable y recogemos éstas una vez utilizadas en los hogares en la red de alcantarillado con el mínimo impacto ambiental.

Una gestión eficiente, fundamentada en la innovación tecnológica, que nos permita ofrecer a nuestros clientes un servicio basado en la garantía de calidad y el respeto por el medio ambiente, es nuestro compromiso.

El modelo de gestión de Aguas de León, incorpora un protocolo para la resolución de incidencias, emergencias o quejas, la implantación de la ISO 9001, la ISO 14001, la certificación OSHAS 18001, y la mejora operativa con sistemas de telecontrol y la planificación técnica y especializada de la red.

Contamos con 70 profesionales que trabajan con un compromiso y responsabilidad común: garantizar los servicios con la máxima eficacia, basando la gestión en políticas comprometidas con la calidad, la eficiencia, la sostenibilidad del medio ambiente y la prevención de riesgos laborales.